Citas Bíblicas

Viviendo del evangelio.

Javier
Escribió:

Estimados amigos de citas bíblicas, agradezco su amabilidad de ayudarme a despejar dudas.
Ahora tengo otra pregunta, en el capitulo 9 de 1era. de corintios  el titulo dice:
* los derechos de un apóstol*  ok, en el versiculo 14 del mismo capitulo 9 dice

"Así también ordenó el Señor a los que anuncian el evangelio,que vivan del evangelio"

Esto quiere decir, según yo, que les puede ayudar uno a estos  con una ofrenda voluntaria, obviamente si son verdaderos cristianos.
.
El punto es este: ¿dónde van a predicar? ¿en la calle, en un templo, o dónde?. Aquí habla de los apóstoles, pero yo me refiero especificamente a los PASTORES yo nunca
caí en eso de los diezmos ni en muchas mentiras mas, pero me gusta oír la palabra de DIOS. le repito yo lo examino todo y retengo lo bueno, (1era. de tesalonicenses 5:21) o no es necesario ir a ningún templo, porque nunca voy a encontrar uno donde se predique la verdadera doctrina de cristo?
Yo pienso que si de  todas las corrientes religiosas sacaramos lo mejor, esa seria la doctrina de cristo. Pero quererle quitar a los pastores cristianos los diezmos, es como quererle quitar las imágenes a los católicos. Eso no pasará nunca.
 ¿ Si debo congregarme  en algún lugar donde seria?  o como alabaria yo a DIOS
diganme que hacen Uds.. para alabar a DIOS  espero su respuesta
 
 Javier 


Respuesta

Querido amigo Javier: Es un gran placer poder seguir comunicándonos contigo.

 Respecto a la cita de (1Co: 9: 14) debemos destacar que quien predica el evangelio como trabajo, es merecedor de un salario.
Ahora bien: ¿en qué debe consistir ese salario? Según leemos en las epístolas, y por lo que se puede comprobar en el comportamiento de la iglesia en sus comienzos, hemos llegado a la conclusión de que el salario debe consistir en comida y vestido.

"Así que teniendo sustento y abrigo, estemos contentos con esto." (1Ti: 6:8)

Nótese que en (1Co. 9:4) el apóstol dice: “¿Acaso no tenemos derecho de comer y beber?”

En los comienzos, la iglesia se reunía en un templo (también había reuniones en casas) ahí se alababa a Dios y se les daba de comer a los necesitados. (Hch.:2: 44-47)
También sucedía esto en Efeso. Refiriéndose a esta iglesia, Pablo dice que “…los ancianos que gobiernan bien, sean tenidos por dignos de doble honor, mayormente los que trabajan en predicar y enseñar.” (1Ti: 5:17)
Esto significa que los ancianos (pastores) tienen derecho de comer en la iglesia, en donde también se les da de comer “a las viudas que en verdad lo son.” (1Ti. 5:3-16)
El hecho de que son “dignos de doble honor”, no significa que haya que darles doble ración, sino que son merecedores de lo que comen, pues lo han ganado con su trabajo. (1Ti. 5:18)
Ahora bien: ¿Preferimos darle dinero y que ellos se compren la comida? Bueno. Si vamos a hacer las cosas como queramos…entonces ya no tiene sentido que leamos la Escritura.
Creemos que el dinero, (la ofrenda) se debe entregar en la iglesia, y quienes estén a cargo de recogerlo y administrarlo, deben utilizar ese dinero para dar de comer a quienes padezcan necesidad.
 Pero como cada uno es dueño de hacer con su dinero lo que le de la gana; si tu quieres puedes darle una ofrenda al pastor que más te agrade, pues estás en todo tu derecho.
 Lo que no debemos olvidar es que no es de cristianos tener una cuenta en el banco, (1Ti: 6:9-10;Mt.6:24)) pues siempre habrá un necesitado a quien darle de comer y en quien poder invertir ese dinero
La primera manifestación de fe es la misericordia, esto es: darle abrigo y alimento a quien lo necesita. (Sg: 2:14-17)
A veces no damos porque tememos no tener para nosotros el día de mañana, pero un discípulo de Cristo no necesita guardar para los días futuros pues el Padre celestial tiene cuidado de sus hijos. (Mt: 6:31-34)
En fin. (Disculpa que me haya extendido en esto un poco más de la cuenta, pero quería estar seguro de lo que entendíamos por. “no pondrás bozal al buey que trilla”)
 
La doctrina de Cristo es lo que Cristo dice. No importa si nos parece que es bueno o no, el Espíritu Santo es quien nos guía a la verdad, así pues, debemos consultarlo a él en cada cosa que tengamos dudas acerca de la doctrina.
Recuerda que: “Si alguno enseña otra cosa, y no se conforma a las sanas palabras de nuestro Señor Jesucristo, y a la doctrina que es conforme a la piedad, está envanecido, nada sabe,  y delira…” (1Ti: 6:3-5)
Por otra parte, cuando en una predicación descubrimos que hay algo que no es de Dios, debemos tener cuidado pues: “un poco de levadura leuda toda la masa” (Gá: 5:9) y es posible que toda esa enseñanza este contaminada.
De todas maneras estoy seguro que el Señor no dejará que seas engañado si confías en él. No sigas a los hombres y pídele a Dios que te guíe.
Nosotros hace tiempo que nos apartamos de la denominación a la que pertenecíamos, y nos reunimos en una casa (somos unos pocos hermanos) en donde alabamos a Dios, hacemos estudios bíblicos, predicamos el evangelio y damos de comer a quien lo necesita.
No se si esto es lo correcto que tú hagas. Es lo correcto para nosotros, pues es la respuesta que el Señor nos dio cuando lo consultamos.
Bueno Javier. Espero haber sido claro. Si no es así, no dudes en volver a comunicarte. Tu consulta no nos molesta en lo más mínimo, sino todo lo contrario. Que la gracia del Señor sea contigo.
Atte: Carlos
PD: disculpa la demora.