Citas Bíblicas

ALGUNOS COMENTARIOS ACERCA DE LA APOSTASÍA

Muchas personas concurren a congregaciones en donde no se enseña la verdad, pero temen alejarse de ellas para no cometer apostasía.
Pero lo cierto es que, alejarse de un lugar en donde no se enseña la verdad, no es apostasía. No lo es en el sentido al cual se refiere la Escritura.
Si una persona se aleja de una congregación en donde no se enseña la verdad, no está apostatando; sino cumpliendo con lo que dijo el apóstol Pablo a Timoteo:

"Si alguno enseña otra cosa, y no se conforma a las sanas palabras de nuestro Señor Jesucristo, y a la doctrina que es conforme a la piedad, está envanecido, nada sabe, y delira acerca de cuestiones y contiendas de palabras, de las cuales nacen envidias, pleitos, blasfemias, malas sospechas, disputas necias de hombres corruptos de entendimiento y privados de la verdad, que toman la piedad como fuente de ganancia; apártate de los tales." (1Ti:6:1-5)


Pero veamos lo que el apóstol Pablo dice al respecto de la apostasía:


"... el Espíritu dice claramente que en los postreros tiempos algunos apostatarán de la fe, escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios..." (1Ti:4:1)

Ahora bien: Para que se cumpla esto, (de que algunos apostatarán de la fe) es necesario que estemos en los "postreros tiempos."
Es muy probable que ahora estemos en los "postreros tiempos". Sin embargo no me atrevería a asegurarlo.
Muchas señales parecen mostrar que estamos en esos tiempos; pero aun así yo no diría que estamos en los postreros tiempos, pues hay que tener en cuenta que esos tiempos serán "peligrosos"
Y serán peligrosos a causa de los falsos maestros. (2Ti:3:1)
Si bien en la actualidad muchos de estos falsos maestros andan amenazando a quienes les cuestionan sus falsas doctrinas, creo que en los tiempos a los que se refiere el apóstol será peor.
 
Ahora, si en verdad estamos en los postreros tiempos, entonces tenemos que aceptar que andan por ahí personas que prestan oidos a "espíritus engañadores y a doctrinas de demonios."
Ahora bien:
¿Cómo son estas personas que andan enseñando doctrinas de demonios?
El apostol Pablo hace una descripción de ellos en la segunda carta a Timoteo:
 
"También debes saber esto: que en los postreros días vendrán tiempos peligrosos. Porque habrá hombres amadores de sí mismos, avaros, vanagloriosos, soberbios, blasfemos, desobedientes a los padres, ingratos, impíos, sin afecto natural, implacables, calumniadores, intemperantes, crueles, aborrecedores de lo bueno, traidores, impetuosos, infatuados, amadores de los deleites más que de Dios, que tendrán apariencia de piedad, pero negarán la eficacia de ella; a éstos evita.
Porque de estos son los que se meten en las casas y llevan cautivas a las mujercillas cargadas de pecados, arrastradas por diversas concupiscencia. Estas siempre están aprendiendo, y nunca pueden llegar al conocimiento de la verdad.
Y de la manera que Janes y Jambres resistieron a Moisés, así también éstos resisten a la verdad; hombres corruptos de entendimiento, réprobos en cuanto a la fe. Mas no irán más adelante porque su insensatez será manifiesta a todos, como también lo fue la de aquellos." (2Ti:3:1-9)
 
Sé bien, que esta descripción les calza justo a muchos famosos "predicadores" en la actualidad. Y que los que concurren a las reuniones en donde estos falsificadores predican sus doctrinas de demonios, son motivados por espíritus engañadores que se hacen pasar por el Espíritu Santo.
Pero aun así, creo que la apostasía a la que se refiere el apóstol Pablo aun no se ha manifestado totalmente.
Sin embargo, debo aceptar que esto se parece mucho al comienzo de aquella apostasía.
 
En mi opinión, creo que el pasaje que más se adapta a nuestros días, está en la misma epístola que acabamos de ver:
 

"...vendrá tiempo cuando no sufrirán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oir, se amontonarán maestros conforme a sus propias concupiscencias, y apartarán de la verdad el oido y se volverán a las fábulas." (Ti:4:3-4)

Pero ahora bien: ¿Qué debemos hacer si estamos en una congregación en donde no se enseña la verdad?
El Señor dice que debemos apartarnos de ella. Esto lo podemos comprobar en la siguiente cita:

"He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo." (Ap:3:20)

Nótese que en este pasaje el Señor está hablando a personas que están dentro de una congregación en la cual no se enseña la verdad. ("...unge tus ojos con colirio para que veas." Ap:3:18)
Nótese, además, que el Señor no está dentro de la iglesia en cuestión, sino a la puerta, y llama desde ahí a quienes están dentro, para que si alguno lo oye, abra la puerta y cene con él.
Si usted está dentro de una congregación en donde no se enseña la verdad; y los líderes se parecen a los descriptos por el apostol Pablo, no tenga miedo de alejarse de ellos. El Señor lo llama.

 
Ante cualquier duda, comentario, o desacuerdo, sírvase enviarnos un correo a citasbiblicas@yahoo.com.ar